Los medios de Comunicación.

By @Nen__17 (twitter)

no_thought

 

Los medios de comunicación forman parte del Sistema de Mercado, donde el neoliberalismo y la privatización se erigen sobre cualquier principio ético. De esta forma, los mass media quedan totalmente insertos en el poder económico, que los utiliza para difundir mensajes disfrazados de verdad, siendo en realidad informaciones interesadas, que transmiten los valores propios del sistema a través de un mensaje hegemónico y permanente de consumo mediante la creación de falsas necesidades.

Para comprender o, al menos intentarlo, el entramado de poder económico que se esconde tras los medios de comunicación de masas, es necesario interrelacionar una serie de elementos, vinculando lo local, lo nacional y lo mundial. De esta forma, podremos ser conscientes de la relación existente desde el punto de vista económico y, por tanto, de la falsa independencia, entre los medios de comunicación que consumimos cada día, con grandes conglomerados mediáticos que no sólo poseen medios de comunicación, sino que también están vinculados a otros sectores productivos, como el sector financiero, el armamentístico, el automovilístico o el aeronáutico.

Comenzaremos este análisis a partir de los grandes conglomerados que dominan el panorama mediático a nivel mundial. Aunque en nuestros días haya multitud de medios de comunicación, diversos en su tipología y en el tratamiento de la información, a grandes rasgos esas diferencias son meramente superficiales, pues los grupos que controlan los mass media a nivel mundial son únicamente seis, en su mayoría, de origen estadounidense, aunque ya diversificados geográficamente como consecuencia de la transnacionalización. Estos conglomerados son:

– Viacom: propietario hasta 2005 de la cadena norteamericana CBS y dueño de canales por todxs conocidos, como Nickelodeon o MTV. Asimismo, posee la productora cinematográfica Paramount Pictures y los estudios Dreamworks.

– Time Warner: conglomerado que cuenta con la CNN y que, hasta 2009, estuvo fusionado con American Online (AOL). Algunas de sus posesiones son la Warner Bross, Cartoon Network y las revistas Time y People.

– News Corporation: propiedad del magnate Rupert Murdoch, dueño de diarios como los británicos The Times y The Sun, y de plataformas de televisión por satélite como Direct TV o Star TV. También posee la 20th Century Fox y la cadena de televisión Fox.

– Disney-ABC: propietario de los estudios Disney, de Pixar, y de cadenas de televisión de éxito como Disney Channel o ABC News.

– Vivendi: grupo francocanadiense dueño de la NBC hasta 2009, año en el que vendió las acciones que poseía de la cadena a la General Electric. Posee los estudios Universal y la discográfica con el mismo nombre, además del grupo Canal Plus, cuya división en España es propiedad del grupo Prisa.

– Bertelsmann: conglomerado de origen alemán, propietario de una amplia división editorial, como la Random House. También posee revistas como Muy Interesante, y es accionista de Antena 3 TV.

En España

– Vocento: surge tras la fusión de los grupos Correo y Prensa Española. Entre sus posesiones se encuentran el diario ABC, El Correo, Qué! e Ideal. En la televisión, este grupo participa en canales como Net TV o Intereconomía (de la que es accionista, además, uno de los seis grandes, Disney), y en radio está presente en la emisora Punto Radio.

– Prisa: con el diario El País a la cabeza, este grupo está presente en todos los sectores de la comunicación. Así, posee también el periódico Cinco Días y la revista Rolling Stone. En televisión cuenta con Cuatro, Digital Plus y Canal Plus, mientras que en radio, Prisa posee Cadena Ser y 40 Principales entre otras, además de tener emisoras en diversos países de Latinoamérica.

– Unidad Editorial: surge de la absorción de Recoletos por Unedisa, y cuenta, entre otros medios, con los periódicos El Mundo, Marca o Expansión, Radio Marca o Libertad Digital en radio, y VEO7 en televisión.

– Planeta: su producto estrella es Antena 3 TV, aunque su poder también abarca editoriales como Planeta y Espasa, y la emisora de radio Onda Cero.

Por otra parte, existe un grupo de comunicación extranjero con gran influencia en los medios españoles, este es el grupo Mediaset, que tiene como propietario al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y que posee uno de los medios más populares en España, Telecinco. Además, ahora su influencia alcanza otro canal de televisión, Cuatro, debido a la reciente fusión entre ambas cadenas.

Aquí un vídeo sobre las estrategias de manipulación mediática :

 Conclusión.

La cuestión va más allá y los intereses económico-mediáticos también alcanzan a sectores comerciales y financieros. Por ejemplo, los bancos BBVA, Santander y Caja Madrid son accionistas de Prisa, así como el Corte Inglés. Esto es sólo un ejemplo de los diferentes sectores productivos y empresariales que se esconden tras los medios convencionales.

Esto supone un beneficio implícito desde el punto de vista económico, pero también hace que un grupo determinado pueda manipular a la población sobre las ventajas de las empresas que forman parte del mismo a través de los medios de comunicación de los que dispone. Así, los grupos empresariales se sirven de la manipulación informativa para obtener, conservar y aumentar su poder.

Una de las estrategias efectivas de los grupos económico mediáticos  para explotar y dominar sin tropiezos, es ocultar realidades, hechos, historias y problemas que afecten a sus intereses, diluirlos, borrarlos, censurarlos o invisibilizarlos, escamotear la información real en torno a los mismos; crear una lista negra de facto sobre temáticas y asuntos intocables.

Los telediarios son verdaderos sistemas públicos, ceremonia litúrgica cotidiana con millones de feligreses orgánicos. Su función no es informar en el sentido de comprender el mundo, sino divertir a lxs teleespectadorxs y formatear sus mentes, al tiempo que se les recuerda aquello que deben saber. Todo está montado, preparado de antemano, como ritual religioso: el horario fijo, la duración , el/la presentadorx –sacerdote inamovible, o casi inamovible–, el tono incómodo, serio, distante, casi objetivo, pero nunca verdaderamente neutro, las imágenes seleccionadas, el orden jerárquico de las noticias.

La producción industrial de pensamiento único e ideología dominantes, con lo cual el sistema completa su reproducción e intensifica al mismo tiempo la producción en cadena de mentes débiles, consumidores compulsivos, gente dócil, modelizada, obediente, competitiva, homogénea, conformista, egocéntrica, “exitosa”, sin identidad ni memoria.

Los medios de comunicación, como protagonistas en la socialización de símbolos funcionales a la reproducción ideológica, ocuparían entonces un lugar privilegiado en las batallas por el poder. Constituyéndose en fuentes de definición e interpretación de la realidad, dando cobertura a algunos

temas y silenciando otros, otorgando fama y reconocimiento social a actores culturales y políticos selectos, reflejando patrones de comportamiento útiles para la construcción y reconstrucción de las identidades individuales y colectivas, los medios extienden sus potencialidades para ejercer la dominación simbólica a todos los espacios de la vida social.

Definen los temas de la discusión pública, disfrazando como demandas de los receptores o “preocupaciones de la opinión pública”, algunos asuntos que en realidad han sido impuestos por la agenda política.

Encuadran el debate político dentro de límites “cómodos” para la reproducción ideológica. La propia investigación sobre el efecto agenda setting demuestra que los medios no sólo imponen como relevantes determinados temas dentro de la agenda pública, sino que también contribuyen en gran

medida a la elaboración de »nuestras imágenes del mundo».